¿Purificación o Filtrado?

Diferencia entre filtración y purificación de agua

A todos nos gustaría saber que el agua que bebemos esta limpia y es saludable. Desafortunadamente, la investigación indica regularmente que nuestra agua contiene contaminantes que afectan negativamente a nuestra salud a través del tiempo. Para asegurar que el agua potable es saludable, muchas personas instalan un filtro en su casa o un sistema de purificación.

¿Busco un filtro o un purificador?, y para hacer eso, primero hay que entender lo que significan los dos términos. Puede ser difícil saber la diferencia entre la filtración de agua y la purificación de agua. Puede haber dos compañías que fabrican productos que hacen sustancialmente la misma cosa, pero que etiquetan sus productos de manera diferente. Uno puede llamar un purificador de agua, y el otro filtro de agua. Para entender lo que los productos hacen, es necesario tener en cuenta cómo la industria considera los dos términos.

Filtración
Es una acción mecánica que utiliza un elemento filtrante o malla que retiene partículas sólidas. El acto de filtración se puede ejemplificar como cuando utilizamos un colador en la cocina para preparar alimentos. Los dos sistemas de filtración de agua más comunes son los filtros de sedimentos y los de membranas. Y los dos se combinan a menudo. Los filtros de sedimentos generalmente retienen elementos de acuerdo al tamaño de 1 a 100 micras. Las membranas pueden retener contaminantes microscópicos menores a una micra, algunos virus y bacterias, productos farmacéuticos disueltos y hasta minerales no deseados.

Purificación
De los dos términos, la purificación parece ser el que es más incomprendido. El agua que proviene de fuentes naturales (ríos, montañas, nacimientos, pozos…) no es 100% pura, contiene elementos inherentes de la misma fuente, como los minerales, sales, materia orgánica etc. Unas con mayor concentración que otras, pero ninguna del todo pura. Así que la palabra «purificación» significa eliminar lo que no es deseado. Por lo tanto, un producto que pretende purificar el agua (es decir, hacer que sea agua pura). Simplemente significa que se elimina lo que no se quiere, o lo que puede ser no saludable.

La mayoría de los sistemas de purificación utilizan carbón activado para absorber los contaminantes. Los purificadores de carbón absorben moléculas orgánicas presentes, minerales o metales por mencionar algunos.

La diferencia entre la purificación y la filtración
La diferencia entre las dos es que el proceso de purificación elimina impurezas no deseadas del agua por absorción como ya lo mencionamos, mientras que un proceso de filtración sólo impide que las partículas solidas pasen a través de él.

Los filtros de membrana muy finas (ultrafiltración u ósmosis inversa) pueden retener virus, bacterias, sales, minerales, y también se les llama “purificación” porque la mayoría de las impurezas presentes se eliminan, a pesar de que es a través de un proceso de filtración estrictamente.