Agua de naranja y canela

El olor de la naranja me hace viajar irremediablemente a mi infancia. Me altera de un plumazo el epitelio y le manda un mensaje nostálgico al hipocampo que la sinapsis me devuelve en forma de media sonrisa.

Cuando era pequeña mi madre me despertaba cada mañana con un zumo de naranja, ese olor junto al de su piel era lo primero que respiraba un día tras otro antes de ir al cole. Todavía en la cama me tapaba la nariz para beberme de un sorbo el vaso de zumo de naranja natural mientras mi hermana se chupaba los labios después de tomarse el suyo casi sin respirar. Por aquel entonces yo no era muy amiga de las frutas y las verduras y me tapaba la nariz para que aquello no supusiese un mal trago.

Cualquiera diría, cuando todavía no levantaba un metro del suelo, que años más tarde me encantaría recorrerme los mercados probando las frutas y las verduras. Por suerte, el paladar cambia y las ganas de experimentar son más fuertes que la desaprensión que a muchos niños les transmite el verde en el plato.

El agua infusionada de hoy, además de ese regusto a nostalgia, tiene un sabor delicioso y familiar. Para el olor de la canela también tengo fantásticos recuerdos, ¿a ti no te pasa? Los aromas, especialmente de los alimentos y las comidas, me transportan a vivencias y eso me fascina. Cuando te prepares este agua infusionada cierra los ojos y vuelve aquí para contarme a dónde te ha llevado su olor. Me encantará saberlo.

La elaboración es realmente sencilla, tan sólo tienes que cortar la naranja a rodajas con la piel incluida y esta rodajas en cuartos. Espolvorea sobre ella una o dos cucharadas de canela y resérvala durante unos minutos para que se impregne de sabor. Si te apetece, cómete un trocito sin sumergir en el agua… ¡está riquísima!

Ahora vierte Maihue en tu tarro, añade la naranja preparada y ponle una ramita de canela. Este agua infusionada es muy versátil, porque si hace calor le pones algunos hielos y está buenísima y si, por el contrario, hace frío solo usa agua caliente Maihue  y sienta de maravilla.

Receta agua infusionada de naranja y canela:

  • Corta la naranja en rodajas y esas rodajas en cuartos.
  • Cubre los trozo de naranja con canela en polvo y deja reposar.
  • Llena tu tarro de Maihue
  • Sumerge la naranja preparada en el agua.

Añade una rama de canela, deja infusionar unos minutos y ¡bébete el aroma de mi infancia!

Martha Simonet